Los Corellas

No quiero dejar fuera de mi mente a una persona que era muy importante para el ritual de las festividades que relato en mis memorias: la semana santa, el sábado de gloria, el domingo de pascuas, la romería de la virgen de la cabeza etc...

Esta señora, una vecina nuestra, tenía una profunda amistad que le unía a mi madre Ángeles. Así que, mi hermana Encarna y yo, teníamos mucho contacto con ella, doña Carmen Corella. Se que hago mención de esta familia en mis notas anteriores.

Esta mujer muy aristocrática y que había tenido mucho rango y servidumbre en otros tiempos, ahora vivía sola (1920) en una casa grande, con jardín y un huerto maravilloso, pero todo abandonado. Tenía sobrinos, y de esa familia venían los pinares de los que ya hablé, situados en la sierra enfrente de nuestra azotea.

Bueno la participación de esta señora en las festividades religiosas eran sus manos de hada.

En efecto bordaba con pasión y era su única distracción aparte de los ratos que pasaba con mamá hablando sobre todo de libros. Hacía mantos para las vírgenes, las alas de los ángeles, los estandartes de las cofradías y todo con bordados alegóricos usando hilos de plata y oro y flores artificiales que eran una maravilla. 

En fin nuestra madre la quería mucho, pues esta señora era muy culta y ya mayor.

Muchas veces sobre todo en el invierno, mamá nos decía:

"Ala niñas, id a visitar a Doña Carmen a ver si tiene el fuego encendido y si está bien"

Y Encarna y yo entrábamos en aquella habitación mágica, por las cosas que estaban esparcidas y en desorden pero siempre había algo a medio terminar que por su belleza nos dejaba boca abierta.

Si aún estaba en la cama, por algún resfriado, porque era muy frágil, le encendiamos el fuego y le calentábamos la leche que mamá nos había dado. Cuando le dábamos la taza, nos decía:

-"Gracias hijitas, sois tan buenas como vuestra madre"

A fuerza de buscar en mi memoria he encontrado más recuerdos sobre la familia de Doña Carmen.

Según contaba mi mamá, Don Francisco Corella y su esposa Doña Carmen llegaron a Serón a principios de siglo cuando mis padres estaban en la sierra. Eran una pareja muy distinguida parece ser que venían de Zaragoza, es posible que a lo mejor él fuese un alto empleado de las minas, eso no es seguro. Yo no llegué a conocer a Don Francisco. En aquella época el Don se les daba a las personas de linaje.

Compraron la casa que lindaba la nuestra, casa que tiene un huerto con muchos árboles y un jardín con flores. Pero no tenían hijos, si un sobrino "el Corella" un joven con cabeza loca y una sobrina Carmina casada con un sastre.

Dejaron los pinares (el Pinar de los Corellas) al sobrino y este se casó con la amiga de mamá una hija del celebre Tío Raspa. Pero este sobrino era un "tarambana".

Pronto acabó con la herencia, vendió el pinar a las compañías mineras que destrozaron todo para las galerías. La bebida y las juergas lo mataron.

Por eso su mujer Remedios, la amiga de mamá, al quedarse viuda con tres hijos, dos niñas y un varón Francisco se fueron a Francia y como el tío Raspa también murió se llevaron a la abuela la señora Anica.

Doña Carmen había muerto ya. Es esta familia que nos ayudó en nuestro primer exilio en 1924 en Lyón (Francia).

Lo que quería contar es lo siguiente: es que según se decía Don Francisco era hermano bastardo del rey Alfonso XII y parece ser que le parecía mucho. Esto pudo ser verdad porque lo cierto es que Doña Carmen recibía una pensión de la Casa Real.

Otros decían que Doña Carmen había bordado un faldón de bautizo cuando nació el príncipe de Asturias y que en este faldón había todos los escudos de las provincias de España. Esto no me extraña por sus manos de hada.

1924 Lyon. Mi hermano Juan (sentado) ha llegado a Francia en casa de los Corellas. Remedios Corella la amiga de mi madre esta sentada. Detrás de ella, su hija mayor y su otra hija Carmen. A la izquierda su hijo o un yerno. A la derecha otro chico de Serón.

Maria Martínez Sorroche



Todos los textos, fotografías, ilustraciones y demás contenido de este sitio web (www.seron.tv) tienen © de sus respectivos autores y/o de www.seron.tv