La cerda y otras cosas sobre la familia de Remedios y Diego Pérez

En nuestro primer viaje a Serón después de la guerra mundial en 1952 Fredy tenia 4 años y medio, Héctor 11 y medio. Seguro que para ellos todo era novedad pues no estaban acostumbrados a la vida en un pueblo y tal como era Serón en aquella postguerra .

Héctor hizo buenas migas con Carmela mi querida sobrina ya con sus 17 años. Ella se ocupó mucho de el.

A Fredy lo cogió bajo su ala Serafinito, el hijo de Remedios de Apolonia y Diego Pérez vecinos de mi madre.

Durante el día por la mañana Serafín desde el olmazo lo llamaba a gritos:

- "Fredy! Fredy!"

Yo salía al balcón y le decía:

-"¡Déjalo dormir que anoche nos acostamos más tarde!"

Pero el crío ya se había despertado y salía al balcón de la casa en la placeta del Pilar restregándose los ojos de sueño y en pijama.

- "¡Ala Fredy, quítate ese corpiño y baja ya!" chillaba Serafín.

La cara de Fredy se alegraba pensando en las aventuras del día y bajaba con Serafín.

A pesar que el crío no sabía el español se entendía a su manera. Pero un día me preguntó en francés:

- "Mamá ¿que quiere decir "cobarde"?

Yo le dije:

- "Que pasó ¿Te has peleado?"

- "No, yo no he querido"

- "Bueno, ni lo hagas, tu eres pequeñín". Le aclaré la palabra y le encargué a Serafín de cuidarlo porque Fredy no estaba al corriente de esos juegos.

Remedios y Diego vivían casa del abuelo pero compraron la casita que lindaba con la de mi madre y suerte pues porque a su vuelta a Serón después de la perdida de la república y en las condiciones que llegaron con mi hermano Paco invalido, fueron ellos el consuelo y compañía de mi pobre madre y hermano ya que mucha gente se apartó de mi madre por ser madre de revolucionarios libertarios.


La cerda

Remedios cosía en el portal y tenia unas cuantas muchachas a quien le enseñaba y trabajaban para ella. Entre esas chicas estaba Julia una hija de mi primo hermano Enrique "Maqueque".

El último hijo de esta pareja en aquella época era Dieguito, quizás 8 o 9 meses, lo tenían en una mecedora, su biberón en la mano, chupando con afán.

Detrás del portal en una especie de cuadra había una cerda que tenía más chiritos que tetinas y estos le hacían una algarabía estrepitosa.

El caso es que el niño con su biberón atrajo a las moscas y su carita estaba llena de ellas. Mi Héctor, casi asustado me dijo:

- "Mamá, mamá, esto es un crimen, dile a Diego ¿por que hay tantas moscas?"

Diego me pregunto:

- "¿María que te dice el franchute?"

Yo respondí:

- "Dice que por que tenéis tantas moscas que se van a comer el niño?"

Y Diego dijo:

- "¡Dile que es porque hay mucha mierda!"

Una mañana Fredy vino con un cerdito en los brazos y me dijo:

- "Dile a Remedios que me de uno, que ella tiene muchos..." El crío pensaba que sería un buen regalo". Era rojo y no paraba de chillar.

Entonces Remedios salió a la ventana:

- "¿Qué pasa? ¿Qué estrépito tiene ese animal ¿Que quiere el francesito? ".

Yo no podía contener mi risa:

- "Dice que le des un cerdito".

- "Que va, contestó Remedios. Yo no te lo puedo dar, voy a engordarlo y venderlo y sacar lo más que pueda por él, junto con sus hermanitos."

Era una cerda plantorosa y parió 13 gorditos de color rojo; en verdad que eran lindos.

Dieguito tiene razón contando las fechorías de su hermano Serafín: era el terror.

Un día Ilusión la mayor, ya una mocita, planchaba. La ropa estaba en una cestona y esto era en el gran portal de su abuelo. Vino Serafín corriendo y dice:

- "Una mujer me quiere pillar".

Ilusión que sabia quien era el niño lo metió en la cesta y lo tapó con la ropa que tenía que planchar, ella siguió planchando imperturbable.

Una mujer furiosa llego dando las quejas y diciendo:

- "¿Dónde esta ese terremoto? Tenéis que domarlo, esto no puede seguir así ¡Vaya niñito!, podíais educarlo mejor".

Ilusión respondió:

- "Yo no se de lo que usted se queja, yo no he visto a mi hermano en todo el día, ni se donde está."

Claro ya lo riñen y lo castigan a veces pero era en su naturaleza de ser así.

Otro día se pelearon en el portalón de la Maidomene y había un montón de ladrillos. Empezaron a tirárselos unos a otros, una batalla empezó, yo asustada quise poner orden y mal me fue, tuve el reflejo de echarme un poco para atrás, pues un trozo de ladrillo me pasó cerca de la cabeza .Todos se reían:

- "Déjalos y no te lo tomes a pecho, ellos se calman solos"

Pero así eran los críos de aquella época.


Cela

En ese primer viaje se organizo una salida a Cela con la familia de Remedios y Diego, la familia de mi primo hermano Enrique Maqueque y la familia de Petra que vivían al lado del tío Serafín. Era en el mes de septiembre pero hacían días muy calurosos. El marido de Petra se ocupaba de teléfono o de la luz, no me acuerdo muy bien. Su señora era joven y gordita y seguramente que Serafín ya la tenia en su mente pues cuando bajaba a buscar agua en el grifo de la placeta del Pilar, el crío se ponía en el olmazo y miraba fijamente la pechera de Petra. Bueno a nosotros nos invitaron para un día de baños y comida.

Nos metimos en el coche todos los que pudimos y Diego hizo dos viajes, todo se organizó muy bien. Nos instalamos y pusieron una cuerda de un lado para otro en un cañaveral y se extendió una manta para que las mujeres se pusieran los bañadores.

Lo cierto es que cuando le tocó el turno a Petra, Serafín dio un tirón de la manta y metió su mano donde esta "el valle oscuro" y la pobre Petra chillando, desnuda delante de todos.

- "Vaya niñito, ¡cuando te pille te doy un palizón!"

Las mujeres enseguida cubrimos la infeliz con la manta.

Todos reímos mucho y finalmente se termino el día con alegría pero comentando la precocidad del niño.

La ofendida le dijo:

- "Te tendré entre ojo, pues ahora cuando vaya a buscar agua a la fuente tendré cuidado ¡y si te cojo espiándome te daré yo un baño!" (NOTA 1)

En nuestro segundo viaje (1954 o 56), antes de nuestro regreso a Francia hicimos un viaje a Águilas con Serafinito, Enrique, Ilusión, Héctor, Fredy y nos albergó una tía de Apolonia. Lo pasamos bien, pero siempre con el alma en un hilo con las travesuras de Serafín. Remedios, Dieguito y Diego Pérez vinieron a buscarnos todos en el coche, son recuerdos muy gratos.


El abuelo Pérez

Referente al abuelo Pérez padre de Diego, de mi época lejana poco puedo contar pues aunque tenga buena memoria y que me acuerdo perfectamente de él y de su mujer, físicamente tal y como eran, lo que sucedió después solo lo se por mi hermano Paco que me contó los sucesos que pasaron en Serón después de la guerra civil.

En la escuela, en la sección de los pequeños de Doña Paca, sería en 1920 a 1922 nos juntamos 4 niñas y nos queríamos mucho: Kika Domene, María Arnedos a quien llamábamos "Mariquita de Agustina", Encarnita Pérez la hermana de diego Pérez y yo.

Por eso me acuerdo de ellos, los abuelos, pues muchas veces estábamos en la Plaza Nueva jugando, Encarnita veía a su papa entrar y salir del Ayuntamiento. Ella corría hacia él y el acariciaba su cabeza y decía:

- "Ir a casa que mamá os de merienda"

Y así era y nunca he olvidado aquella casa, las escaleras que terminaban en una gran pieza sala o comedor, la cocina a la izquierda y la mamá de Encarnita tan buena y cariñosa.

En aquella época para mi, era gente de bien, el abuelo debía ser un intelectual y siempre iba bien vestido. Era muy apreciado por la gente del pueblo y de buen consejo.

La mujer del abuelo era hija de Don Diego Cano que tenía un cortijo en el camino de la estación después del cementerio a la derecha en frente de los "terreros" y una vez nos regalo membrillos que venían de ahí.

La casa cogía donde después estaba el estanco de Teresa la Cormilla y tocaba al ayuntamiento. No recuerdo que estuviese la casa de las Solas.

Mi hermano Paco me confirmó que este hombre era republicano convencido. Al momento del golpe de estado de los nacionales era también secretario del ayuntamiento y cumplió su deber. (NOTA 2)

Cuando entraron los fascistas en Serón en 1939 sufrió una gran represión. Lo maltrataron y le quitaron todos sus bienes.

Nuestra familia y la de Diego Pérez estábamos unidos por el mismo ideal y sufrimos de la situación política. Eso además de ser vecinos fue también un lazo más entre nosotros. Cuando venia al pueblo en los años 50 y con la censura que sufría la España de la dictadura Diego Pérez estaba siempre pendiente de las noticias que le podía dar.

María Martínez Sorroche (Francia, mayo de 2007)

NOTAS

Serafín

En cuanto a mi, Fredy Martínez, nací el 16 de diciembre 1947 y mi hermano Héctor en noviembre 1940, los dos en Francia. Así que en esas vacaciones de los años 50 estaba siempre con el Serafinito y de esta forma aprendí el castellano, en las calles y campos de Serón (también en el chorrillo).

Aparte de sus "fechorías" Serafín se dedicaba a hacer casitas de barro y de losas y nos metimos a los 4 años en el ramo de la construcción en la Placeta del Pilar.

Después su hermano pequeño Dieguito estaba a menudo metido en el grifo de la placeta con sus moscas en el medio de las abejas.

NOTA 1: Me acuerdo del detalle que cuenta mi madre en Cela de la pobre Petra "en pelota viva" como se solía decir. Pero creo yo que no pasó en 1952, sino en 1954 o 56. Creo también que fue el día donde se tomó esta foto y me parece que pasó en la caseta de la tía Matilde donde se ponía la manta entre dos muros de cañas para que las mujeres se desnuden. Tengo en la mente, como mi madre el Serafín tirando la manta al suelo y los gritos de Petra.

Delante: Fredy Martínez, Enrique Pérez, ?, Serafín Pérez
Detrás: Maria Martínez, Julia Torreblanca, Ilusión Pérez, Remedios Cano, Petra.
Creo yo el día del incidente. CELA 1956.

En el mismo sentido cuando el viaje a Águilas donde también existe una foto, Serafín una tarde después del baño me dijo:

- "Vente conmigo que te voy a enseñar una cosa"

Y me llevó a un tejado donde se podía observar por un agujero su hermana Ilusión que se desnudaba.

Esta foto es; probablemente del 1954 en Águilas.

Sentados: Ilusión, Fredy, Serafín, Enrique
Arriba: Maria Martínez, Remedios y Dieguito, Diego Pérez.

Es en esos días que se cumplió, por parte de Serafín y Fredy, el "crimen"’

De lo que me acuerdo es posiblemente gracias a Serafín que pude contemplar las dos primeras mujeres desnudas de mi vida: Petra e Ilusión.

Serafín fue de manera incontestable el zagal de Serón mas travieso de los años 50, un verdadero fenómeno. Después de sus actuaciones su sucesión fue difícil. En los años 60 se puede citar al hijo menor de don Manuel Molina, hermanito de mi amiga Mari, creo que se llamaba Antonio (no estoy seguro) que era el rey de las pedradas y uno de sus puestos de combate los árboles de la Plaza Nueva donde se subía.

Pero Serafín era más ecléctico, sus especialidades eran varias, de la mierda, las meadas en los cántaros, el sexo como venimos de contar, los animales etc. También las suyas podían durar mucho tiempo. Se acordaba de sus humillaciones y sus venganzas podían pasarse meses después.

Yo lo seguía pero quizás por ser de ciudad, también por ser muy tímido fui un lugarteniente de poca calidad.

Enrique

No contaremos historias sobre Enrique el as del volante porque él mismo cuenta dos en la sección 'Anécdotas', con todo su talento, que son puras joyas y creo que debería contar mas porque en nuestra época la gente que no ha conocido este periodo no puede creerlo; y por lo tanto todos los seroneses preferían montar en el taxi con Enrique y sus 12 o 13 años (y después) que con su padre Diego Pérez. Me acuerdo que todos los días, seria en el 56 o 57 y yo que tenia 9 años, iba con el en el taxi para la estación a recoger el correo y los viajantes. Luego de regreso a Serón íbamos los dos a repartir el correo. El abuelo Serafín tenía una tartana que hacía los viajes de la estación y el recado del correo eso se quedo pues en la familia.

Terminaré diciendo que toda mi vida y en varios países he contado con admiración y orgullo a todos los que quisieron escucharme la historia de los primeros años de taxista de nuestro Enrique Pérez Cano, un verdadero héroe de la civilización del automóvil.

NOTA 2: El abuelo Enrique Pérez Cano

• En la tesis de Juan Torreblanca Martínez, hijo de mi prima hermana Carmela Martínez: "Trabajo y conflicto social: El movimiento obrero en la cuenca minera de Serón-Bacares (1900-1933)" aparece Enrique Pérez Cano.

"El 10 de febrero de 1932 se constituyo en Serón el partido Republicano Radical socialista y Enrique Pérez Cano está de secretario". En 1933 no está en los cargos del partido.

• En 1940 la Causa General de Almería pide investigaciones por el caso de Serón y Las Menas (como seguramente pasó en todos los pueblos de España) durante la guerra y el dominio republicano de 1936 a 1939.

El jefe de puesto de la guardia civil de Serón tiene que responder a un cuestionario sobre todos los acontecimientos y manda el documento al señor fiscal instructor el 30 de enero 1942.

Enrique Pérez Cano aparece en tres ocasiones en el relato:

1. En el capítulo "dirigentes más destacados de partidos políticos del frente popular, sindicales obreros o agrarios en el medio de unos 50 personas con apellidos nombres y apodos aparece con la profesión de empleado.

2. En el capítulo ""Elementos que sofocaron tales intentos de adhesión al movimiento nacional. Los elementos del frente popular organizaron una comisión de todos los partidos y organizaciones sindicales dirigida por el alcalde Ángel Fernández Cano y secretario de Izquierda Republicana Enrique Pérez Cano, que efectuaron registros y cacheos, apoderándose de algunas armas que los elementos de orden tenían en su poder. Organizaron también el asalto al polvorín de que se apoderaron sin resistencia de ninguna clase"

3. En el capitulo "Inspiradores de la organización del Comité revolucionario" salen 15 personas y entre ellos Enrique.

También se dice: "La actuación de las autoridades locales era descaradamente a favor del frente popular, pues todas eran de ideología izquierdista del partido de Izquierda Republicana"

Después de los primeros meses no aparece en los miembros del Comité y seguramente se dedicó a las tareas del Ayuntamiento.

Fredy Martínez (Francia 2007)


Todos los textos, fotografías, ilustraciones y demás contenido de este sitio web (www.seron.tv) tienen © de sus respectivos autores y/o de www.seron.tv